Saltar al contenido
Cenefas para pared

Cómo pintar una pared en dos colores y que quede bien

paredes dos colores

¿Te gustaría pintar las paredes de alguna habitación de tu casa en dos colores, pero no sabes muy bien cómo hacerlo? ¿Cómo conseguir que haya conexión entre ellos y que además quede bien? ¡Sigue leyendo que te desvelaremos todos los secretos para pintar una pared en dos colores!

Primero de todo: la pared tiene que estar completamente lisa

Es un requisito indispensable para que al poner dos colores diferentes todo quede bien. Las paredes tienen que estar completamente lisas, así que nada de gotelé en las paredes.

Lo que sí que se puede hacer es crear efectos con la pintura. Por ejemplo, si apuestas por los colores tipo tierra, que sea un poco más fuerte en la parte inferior de la pared, pero que en la superior parezca que sea arena con un tono más claro. O con un aspecto de papel rasgado, mármol o de metal… Algo que cuesta un poco de conseguir, pero que, para ciertas estancias, como el salón y el dormitorio, quedan de lujo.

La elección de los colores

Está claro que los colores que elijas van a tener que estar relacionados con el estilo decorativo que has elegido para tu dormitorio, no solo basados en tu gusto personal. Generalmente, los estilos coinciden en que el blanco, el azul, colores tipo tierra, el verde, el rojo y los diferentes tonos de grises son los mejores para el dormitorio.

Pero, si tienes un dormitorio con mucha luz natural también podrías jugar con el color chocolate, un negro fuerte o un rojo muy oscuro. Puedes pintar la mitad de la pared en un marrón oscuro y la otra mitad en azul o en un rojo llamativo. ¿O qué tal el amarillo huevo para la parte inferior y el verde esmeralda para la superior?

paredes combinando dos colores

Prueba con un revestimiento

Otra opción, y de paso introduces el elemento de la madera, sería la de poner un revestimiento en la pared. Este puede ser en blanco, cosa que te ahorrará muchos quebraderos de cabeza a la hora de elegir el color de la parte superior, o en un tono madera natural, con el que tampoco tendrás problemas de encontrar un color que encaje bien.

También podrías apostar por el papel pintado para la parte inferior. Si te gusta tocar algo suave, y que parezca que tenga un toque diferente en su superficie, va a ser tu mejor baza para decorar una habitación.

Divide los dos colores con una cenefa adhesiva

Cuando pintes las paredes en dos colores, ¿crees que lo puedes dejar tal cual? ¿Va a quedar bien a la vista que una mitad esté de un color y la otra parte de otro sin una separación entre ambos? ¡Por supuesto qué no!

Hay que utilizar algún elemento divisorio de la zona, como una cenefa decorativa. Pero no cualquier tipo de cenefa, sino una cenefa adhesiva. Son fáciles de poner, y dado la gran cantidad de diseños que hay en las tiendas, seguro que das con alguna que encaje con la decoración de la habitación y tu gusto personal.

paredes con dos colores