Saltar al contenido
Cenefas para pared

¡La mejor forma de trabajar las paredes de los cuartos de tus hijos!

¿Vas a darle un lavado de cara a las paredes del dormitorio de tu hijo? ¡Te vamos a echar un cable! Te ayudaremos a elegir el color adecuado, y algunos consejos para que el dormitorio quede espectacular empleando dos colores. ¿Listo? ¡Vamos allá!

¿Cuál será el mejor color para pintar el dormitorio de tus hijos?

No te dejes llevar por la tradición de que por ser chico tiene que ser azul o por ser chica tiene que ser rosa. Son colores que hoy en día son unisex, pero, aparte, en los dormitorios infantiles se han puesto de moda colores como el verde, el naranja, el azul y los grises.

En realidad, el tipo de color para pintar un dormitorio infantil siempre dependerá del tipo de decoración, y la cantidad de luz que entre por la ventana. Si es muy poca, tendrás que elegir un tono neutro, mientras que, si es mucha, mejor un color un poco más apagado.

Los tonos pastel están bien para ambas opciones, por si te interesa. Y como hay una amplia variedad, no costará mucho de que queden bien.

Paredes en dos colores

¿Y si en lugar de pintar las cuatro paredes del mismo color no pintas una de un tono diferente para que la habitación tenga un pequeño toque único?

Esto es algo que se hace mucho en los dormitorios de matrimonio, especialmente en la pared del cabecero. Así que, ¿por qué no pintar la pared de la zona de la cama de un tono un tanto diferente? Por ejemplo, si las paredes son muy claras, busca un color más fuerte y son muy oscuras, muy claro; esto puede ser un naranja con un color gris, un verde con azul… colores que contrasten bien entre sí.

La otra opción sería pintar la mitad de las paredes de un tono más fuerte y la mitad superior en uno más suave. Es una combinación que funciona muy bien, y si no nos crees, míralo buscando imágenes sobre decoración de dormitorios infantiles.

Utilizando un separador para los colores

Seguramente ahora mismo te estés preguntando: si pinto la mitad de cada pared de un color, ¿no quedará mal que se vea el punto en dónde se separan los dos colores? La verdad es que si, y para eso hay que utilizar algún separador en ese punto.

¿Qué tipo de separador puede ser? Pues nuestro consejo profesional sería que utilizases unas cenefas adhesivas infantiles. Este elemento decorativo es empleado en cocinas y baños, pero también se puede utilizar en dormitorios. Es más, las cenefas infantiles son divertidas, llamativas y aportan un toque de alegría a la decoración del dormitorio. ¿Qué pierdes por probar estas cenefas para pared?

¿Qué no le va mucho eso a tu hijo? La otra opción sería alicatar las paredes con madera. Puedes poner un revestimiento de madera hasta la mitad de la pared, de un color, mientras que el resto de la pared estará pintada de un tono un poco más fuerte, para resaltar más. Era una práctica habitual en la década de los 60-70. ¿Por qué no recuperarla?

El uso del papel pintado

Claramente, lo que mejor le va a venir a las paredes de la habitación de tus hijos es algo que aporte un toque divertido a la decoración. Y si no quieres utilizar cenefas adhesivas, ¿qué otra cosa hay que se puede poner en las paredes para que sean divertidas? ¡El papel pintado, por supuesto!

Hay cientos de tipos de papel pintados para cuartos infantiles, tanto para bebés, niños pequeños y adolescentes. Son divertidos, coloridos y llamativos. Es más, el papel pintado es un material decorativo bastante barato, mucho más que la pintura.

En cuanto a su uso, hay que tener mucho cuidado, porque decorar todas las paredes del dormitorio con este material no es muy recomendable, pues se verá recargado. ¿La solución? Pon papel pintado en dos paredes, o solo en una, la que se encuentre más cerca de la cama, para que resalte. ¿Qué hacer para que quede bien? Busca un papel pintado con un fondo parecido al color del resto de las paredes. Así la combinación será perfecta

¿Qué tú hijo insiste en que quiere el papel pintado por toda la habitación? Como pasa con la pintura, tienes la opción de combinar ambos elementos. En el caso del papel pintado, este puede estar tanto en la parte superior como inferior. Si lo pones en la superior, combina mejor con un revestimiento de madera, o con otro papel pintado más simple que simule la. En cambio, si va a estar en la inferior, tiene que ser bastante sencillo y no llamar demasiado la atención, para no robarle protagonismo al resto de la pared.

El uso de los vinilos

Aparte de pintar las paredes, y buscar la combinación perfecta con el papel pintado, hay algunos elementos decorativos que pueden ayudar a darle al cuarto de tu hijo un toque un tanto especial.

Nosotros siempre recomendamos los vinilos, un elemento decorativo versátil, que puede encajar con cualquier tipo de color y con una amplia variedad de diseños en el mercado. Desde castillos, a una representación de la ciudad de Nueva York… Encontrarás un vinilo acorde a la edad de tus hijos sin muchos problemas.

Madera y piedra

Seguramente te hayas dado cuenta que mucha gente opta por poner un revestimiento de madera en toda una pared, o igual de piedra si le apetece que la decoración tenga un toque rústico.

¿Se puede hacer en un dormitorio infantil? Claro que se puede, sin ningún problema. Lo único que hay que tener cuidado de no pasarse, puesto que los dormitorios infantiles son más sencillos. Es más, es bastante caro, así que nosotros te recomendamos que uses papel pintado que simule la madera o la piedra, para que quede bien.